¿La obesidad y la enfermedad renal crónica se relacionan?

¿La obesidad y la enfermedad renal crónica se relacionan?

Los estudios epidemiológicos sitúan a la obesidad/sobrepeso como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad renal crónica.

La obesidad es una causa conocida de proteinuria y glomeruloesclerosis secundaria. En la obesidad se describe una vasodilatación preglomerular con aumento de la presión hidrostática intraglomerular. Los cambios hemodinámicos glomerulares de la obesidad son superponibles a los de la hiperfiltración secundaria a la disminución en el número de nefronas funcionantes. Estos cambios se atenúan con la pérdida de peso.

A su vez en la obesidad aparece un estado de resistencia parcial al tratamiento con IECA (inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina) y ARA II, debido, en parte, a que los adipocitos producen los componentes del sistema renina angiotensina en cantidades inapropiadas.

En general el efecto antiproteinúrico es tanto mayor cuanto mayor es la pérdida de peso, e incluso, la reducción de peso puede potenciar la respuesta a los fármacos IECA/ARA II.

Estos datos son importantes dado el aumento creciente de la prevalencia de la obesidad a nivel mundial.

Por todo ello en los pacientes con enfermedad renal crónica uno de los aspectos del manejo es evitar el sobrepeso y la obesidad para enlentecer la progresión de la enfermedad renal.

En la Escuela del paciente renal se imparten Talleres de Nutrición orientados a formar a nuestros pacientes en una adecuada alimentación.

Dra. Cari Martínez.
Servicio de Nefrología.
Hospital General Universitario de Valencia.

También te podría gustar...