¿Qué es el cólico nefrítico?

¿Qué es el cólico nefrítico?

El cólico nefrítico o cólico renal es un dolor repentino de gran intensidad que se produce por la presencia de un cálculo localizado en el conducto que conecta los riñones con la uretra. Es referido como el peor dolor.

Las litiasis renales de pequeño tamaño suelen ser asintomáticas. Cuando el mismo flujo de la orina las arrastra y estas obstruyen la vía urinaria provocan una dilatación de la misma que causa un cuadro de dolor importante, conocido como cólico nefrítico.

Si la litiasis es pequeña puede recorrer todo el tracto urinario sin dar síntomas hasta llegar a la uretra, donde el paso es más estrecho y puede dar ya clínica, como una sensación de molestia al orinar (disuria), dolor al orinar (estranguria) y por lesión de la pared uretral causar sangrado (hematuria).

Las litiasis que obstruyen el uréter darán un dolor localizado en general a nivel de la fosa renal del mismo lado, es decir, de la zona de la espalda donde se encuentra el riñón cuyo uréter está obstruido, que posteriormente se irradia a zona genital. Se trata de un dolor intenso y en ocasiones de difícil manejo, se suele acompañarse de manifestaciones generales, como mareo, náuseas e incluso vómitos. Si aparece fiebre, debe sospecharse que se ha complicado la situación con una infección de orina.

Las causas más frecuentes de formación de cálculos son las alteraciones metabólicas primarias (hipercalciuria, hiperuricosuria, hipocitrauria, hiperoxaluria).

Algunas enfermedades se asocian con un alto riesgo de producir desordenes metabólicos, por ejemplo hiperparatiroidismo, la sarcoidosis, la inmovilización prolongada, la enfermedad de Crohn, el abuso de laxantes, la acidosis tubular renal, la gota y las infecciones urinarias de repetición.

Tratamiento:

La gran mayoría de litiasis se expulsan por sí solas. El tratamiento se basará en el control del dolor con analgésicos y antiinflamatorios potentes (éstos últimos deben evitarse en paciente con insuficiencia renal).

En caso de no tolerar los fármacos por vía oral a causa de vómitos que no se controlen con antieméticos o de un dolor que no ceda se deberán administrar los fármacos por vía intramuscular o intravenosa.

En el momento del dolor agudo no debe forzarse la hidratación, pues al aumentar el aporte de agua, el riñón produce más orina, que al pasar al uréter lo dilata más y, por lo tanto, aumenta el dolor. La hidratación debe ser moderada y una vez se haya controlado el dolor, aumentarla para que la orina pueda arrastrar la litiasis.

Dra. Claudia Lazarte Sempertegui-MIR.
Servicio de Nefrología.
Hospital General Universitario de Valencia.

También te podría gustar...