Hidratación del paciente en ERCA. Conceptos clave para la práctica clínica

Hidratación del paciente en ERCA. Conceptos clave para la práctica clínica

Medidas complementarias en enfermos con función renal precaria, pero que conservan la capacidad de generar alto volumen de orina:

  1. En pacientes con ERCA la capacidad de generar alto volumen de orina se conserva hasta etapas avanzadas de la enfermedad.
  2. La ingesta de agua, más allá de la necesaria para eliminar la carga osmótica, puede ayudar a preservar la función renal. Alcanzar una diuresis de 2-3 l al día, o incluso mayor, es una propuesta razonable y adecuada. Esta medida se aplica con más evidencia en pacientes con PQR.
  3. Esta recomendación debe aplicarse con cautela e individualizarse:
    1. No es aplicable a pacientes con síndrome cardiorrenal, con riesgo de retención hidrosalina e insuficiencia cardíaca congestiva.
    2. La ingesta forzada puede exceder la capacidad dilutoria renal e inducir hiponatremia.
  4. Medidas de control complementarias (en prevención de los efectos adversos mencionados):
    1. Medición periódica de la diuresis de 24 h por parte del paciente y control del peso.
    2. Vigilancia sistemática de la osmolalidad urinaria y del sodio en sangre y orina en las consultas.
  5. Deben observarse las medidas para prevenir la deshidratación, circunstancia más frecuente en épocas estivales y en pacientes añosos, que son la población mayoritaria en las consultas de ERCA.
  6. Ha de hacerse hincapié en el autocontrol de la medicación, reduciendo o suspendiendo transitoriamente los diuréticos y los bloqueantes del eje renina-angiotensina-aldosterona, ante circunstancias de riesgo de deshidratación.

Nefrología 2014;34(6):693-7
doi:10.3265/Nefrologia.pre2014.Jul.12610

Dra. Ana María Oltra Benavent
Médico Adjunto Nefrología del CHGUV

También te podría gustar...