¿En qué consiste un equipo de hemodiálisis?

La hemodiálisis es una terapia de sustitución renal cuyo objetivo es suplir parcialmente la función de los riñones. Se basa en un sistema que permite eliminar las sustancias nocivas y el volumen acumulado en el cuerpo cuando los riñones no funcionan.


A pesar de que la pauta de tratamiento se individualiza, en hemodiálisis convencional se realizan sesiones de tres o cuatro horas durante tres días semanales de forma alterna y sujeto a variabilidad en función de las características y de la necesidad dialítica del paciente.

Las sesiones constan de la conexión del paciente a un equipo de hemodiálisis, mediante dos accesos venosos adecuados (un acceso de entrada y otro de salida). El equipo consta de un circuito sanguíneo y de un circuito de solución de diálisis separados entre sí que entran en contacto en el dializador.

En el circuito sanguíneo la sangre se extrae del cuerpo mediante la rama arterial (o de entrada) que contiene sangre venosa obtenida mediante un acceso vascular adecuado (Fístula Arterio-Venosa o Catéter Venoso Central) que se dirige a la bomba peristáltica con presiones negativas. Tras ella, las presiones se invierten y la sangre se impulsa hacia el dializador con presión positiva. La heparina se administra a ese nivel. Posteriormente la sangre pasa por el dializador y se mezcla con el líquido de la diálisis para más adelante devolver la sangre ya dializada a través la rama venosa (o de salida) al cuerpo.

En el circuito de solución de diálisis existe un líquido que esta formado por agua purificada y electrolitos que es entregado al dializador con la temperatura correcta.

En el dializador es donde tiene lugar el intercambio de sustancias entre la sangre y el líquido de diálisis mediante el paso de moléculas de una solución a otra a través de una membrana semipermeable, que puede ser de polisulfona, polietersulfona, poliacrilonitrilo, etc. Esta membrana está compuesta por pequeñas fibras, por cuyo interior viaja la sangre, mientras que la solución de diálisis se mueve por el exterior de las mismas.

Existen sistemas de alarma que garantizan la seguridad del proceso, como detectores de aire, de presión, de fugas, etc.  por lo que se trata de un procedimiento que a pesar de no estar exento de riesgos, ofrece seguridad y beneficio a largo plazo.

Daugirdas, J., Blake, P. and Ing, T. (2015). Handbook of dialysis. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins.

Marta Poves Gómez

Ana Maria Oltra

Hospital General Universitario de Valencia

 

Blog Escuela del Paciente Renal HGUV

La Escuela del Paciente Renal es un proyecto del Consorcio Hospital General Universitario de Valencía donde un grupo multidisciplinar compuesto por nefrólogos, psicólogos y nutricionistas tratamos aspectos de interés para pacientes con alguna patología renal o para aquellos que quieran conocer de una manera más profunda el mundo de la nefrología.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *