¿Qué es un trasplante renal?

El trasplante constituye un tema de gran importancia para miles de personas de todo el mundo que padecen de insuficiencia renal crónica. Para quienes reciben un riñón de un donante, el trasplante supone la esperanza de tener la oportunidad de vivir con mayor libertad y con menos restricciones alimentarias. Se trata de un tema complejo para el cual se requiere mucha información, tiempo y reflexión antes de decidir qué es lo mejor para uno mismo.

¿En qué consiste el trasplante de riñón?

Muchos pacientes con insuficiencia renal crónica son candidatos idóneos para el trasplante. Sin embargo, no todos los pacientes lo son. Por ello, en el caso de que desee investigar si el trasplante es una opción terapéutica para usted, el primer paso que deberá dar consiste en hablar sobre su situación personal con su nefrólogo. Su médico evaluará diversos aspectos sobre su salud y sobre su nefropatía antes de hacerle cualquier recomendación.

Si su nefrólogo llega a la conclusión de que usted es un buen candidato, deberá someterse a las exploraciones, pruebas y análisis necesarios. A continuación, el médico podrá inscribirle en una lista nacional de trasplantes para que reciba un riñón de una persona fallecida o para que encuentre un donante vivo.

La compatibilidad es vital

Para que el trasplante sea un éxito, el receptor y el donante deben ser compatibles. Ello significa que deben tener un tipo sanguíneo y tejidos compatibles, dado que esta compatibilidad reduce el riesgo de que el cuerpo del receptor rechace el riñón del donante. Antes de la operación, deben efectuarse diversos análisis clínicos para comprobar la compatibilidad.

Recibir un riñón

Existen dos modos de conseguir el riñón de un donante: de una persona viva o de un donante fallecido. Los donantes vivos suelen ser familiares de la persona enferma: los padres o hermanos o alguien cercano a la familia, como amigos o el propio cónyuge.

La principal ventaja que supone recibir un riñón de un donante vivo radica en el tiempo que se ahorra. Cuanto antes que se encuentre a alguien compatible que tenga la voluntad de donar, antes puede empezar el proceso del trasplante.

Tomar la decisión de donar un riñón requiere una profunda reflexión. El donante debe conocer los riesgos relacionados con la operación en la que se extrae el riñón sano. Asimismo, el donante debe saber que deberá someterse a vigilancia clínica después de la operación para asegurarse de que el otro riñón está filtrando debidamente los residuos del organismo.

Por el contrario, recibir un riñón de un donante fallecido, que normalmente procede de alguien que ha fallecido en un accidente, requiere paciencia.

Tras inscribirse en la lista de espera nacional para trasplantes, no existe ninguna regla sobre el tiempo que puede pasar hasta que se consiga un riñón de un donante compatible.

En ocasiones, la espera es corta. Sin embargo, hay que ser realistas y saber que existe la posibilidad de tener que esperar años, si bien los tiempos de espera difieren en cada país

FUENTE:https://www.nephrocare.es/pacientes/el-rinon-e-insuficiencia-renal/opciones-terapeuticas/el-trasplante.html

Dr Sergio Bea Granell

Nefrólogo CHGUV

Coordinador del Blog Renal

Blog Escuela del Paciente Renal HGUV

La Escuela del Paciente Renal es un proyecto del Consorcio Hospital General Universitario de Valencía donde un grupo multidisciplinar compuesto por nefrólogos, psicólogos y nutricionistas tratamos aspectos de interés para pacientes con alguna patología renal o para aquellos que quieran conocer de una manera más profunda el mundo de la nefrología.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *