FRAGILIDAD Y SARCOPENIA EN LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

 Hablamos de fragilidad como una situación que precede a la discapacidad y que, al contrario que ella, sería reversible, de ahí la especial importancia en su diagnóstico.

Es un síndrome clínico que representa un continuo entre el adulto mayor saludable hasta aquel extremadamente vulnerable en alto riesgo de morir y con bajas posibilidades de recuperación. La fragilidad surgiría a partir de la pérdida de resiliencia o debilitación de la salud.

La discapacidad es la dificultad de la persona para  llevar a cabo actividades esenciales que le impiden vivir de forma independiente, incluyendo actividades básicas de la vida diaria y tareas de autocuidado. Se puede llegar de forma abrupta por un evento clínico mayor, la llamada discapacidad catastrófica, o de forma lenta y progresiva por pérdida de sistemas reguladores de la homeostasis, conduciendo a la denominada discapacidad no catastrófica, que es la más frecuente en el anciano.

Existe una relación clara y conocida entre fragilidad, discapacidad y comorbilidad, siendo la fragilidad el principal precursor independiente de mortalidad y discapacidad en los ancianos, por encima de la cronicidad y la multimorbilidad.

La sarcopenia se acompaña de una pérdida de masa y fuerza muscular, aparece con el envejecimiento e incrementa el riesgo de producir efectos adversos, tales como discapacidad física, empeoramiento en la calidad de vida y muerte.

 

Existe una clara asociación entre fragilidad y enfermedad renal crónica (ERC). Son múltiples los estudios en los que se demuestra un incremento significativo de la prevalencia de fragilidad según progresa la ERC. Estudios demuestran la presencia de fragilidad de un 8 % cuando el filtrado glomerular es superior a 60 ml/min/1.73 m2 hasta casi un 20 % en pacientes con filtrado glomerular inferior a 30 ml/min/1.73 m2. Así mismo,  se encuentra una asociación clara con la albuminuria.

No están claros los mecanismos que sustentan la asociación entre fragilidad y ERC, pero ambas entidades comparten ciertas alteraciones fisiopatológicas que, unidas al envejecimiento serían las responsables de la elevada frecuencia de fragilidad en la ERC. Así, la aparición de fenómenos inflamatorios, malnutrición de los pacientes, stress oxidativo, deterioro cognitivo, alteraciones metabólicas, la anemia, la enfermedad vascular y la disminución de la masa ósea característicos de la ERC contribuirían incremento de la frecuencia de fragilidad en esta entidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

INTERVENCIÓN SOBRE LA FRAGILIDAD

Como hemos dicho se trata de una situación parcialmente reversible, de ahí la importancia de su diagnóstico e intervención temprana.

En la población general se han descrito algunas maniobras que se pueden asociar a una mejoría de la fragilidad:

  • Ejercicio físico. Una de las medidas más efectivas para evitar el declive muscular. Se recomienda un programa de ejercicio físico multicompetente, que incluya ejercicios de resistencia junto a ejercicios aeróbicos, de flexibilidad y de equilibrio. Mejora la calidad de vida, la masa muscular, reduce la fragilidad y previene la discapacidad.

⇒Ejercicio con una duración de 30 minutos, 5 veces por semana. Alternativa válida, ejercicio intradiálisis en los pacientes de Hemodiálisis.

  • Soporte nutricional calórico y proteico adecuado.Ingesta adecuada de nutrientes es una de las estrategias más efectivas para el manejo de la fragilidad.

⇒Ingesta proteica de 1.2 g/kg para mantener una función física adecuada, que se debe incrementar hasta 1.5 g/kg en situaciones de enfermedad aguda o malnutrición. Puede ser beneficiosa la suplementación con algunos micronutrientes como Selencio, vitamina C, ácido omega 3, etc.

  • Suplementación con Vitamina D. Es uno de los nutrientes cuya deficiencia se ha relacionado con sarcopenia y fragilidad.
  • Reducción de la polifarmacia. La polifarmacia, entendida como el uso de 5 o más fármacos se ha asociado a la presencia de varios síndromes geriátricos, mortalidad y mayor frecuencia de fragilidad. 

⇒Hay que optimizar el consumo adecuado de fármacos.

 

Fuente:

Organización Mundial de la Salud. Informe Mundial sobre el envejecimiento y la Salud. OrganizaciónMundial de la Salud. 2015.

Rodríguez-Mañas L, Féart C, Mann G, Viña J, Chatterji S, Chodzko-Zajko W, et al. Searching for anOperational Definition of Frailty: A Delphi Method Based Consensus Statement. The Frailty Operative Definition-Consensus Conference Project. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2013;68:62-7.

nefrologiaaldia.org

 

 

Dra.Esther Tamarit Antequera

Nefróloga CHGUV

Coordinadora Blog Renal

Blog Escuela del Paciente Renal HGUV

La Escuela del Paciente Renal es un proyecto del Consorcio Hospital General Universitario de Valencía donde un grupo multidisciplinar compuesto por nefrólogos, psicólogos y nutricionistas tratamos aspectos de interés para pacientes con alguna patología renal o para aquellos que quieran conocer de una manera más profunda el mundo de la nefrología.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *