Paciente con insuficiencia renal crónica
Paciente Renal en las redes sociales
Experiencia de un paciente de diálisis peritoneal

Siete años duró mi tratamiento en diálisis peritoneal, como sustitutivo de unos riñones que no funcionaban más allá de un 10 % en el momento del inicio de tratamiento, debido, lógicamente, a una Insuficiencia Renal Crónica (IRC).

Material educativo para nuestros pacientes: Folleto de ejercicio para pacientes con enfermedad renal crónica

El ejercicio debe considerarse como parte del tratamiento en el paciente renal ya que aporta beneficios tanto a nivel psicológico como físico.

Experiencia de uno de nuestros pacientes en diálisis peritoneal: vacaciones de verano en un crucero

Hola soy Gabriel Pérez Martínez, un enfermo con Insuficiencia renal crónica, actualmente estoy en tratamiento en diálisis peritoneal controlado en el Servicio de Nefrología del Hospital General de Valencia.

Tengo 66 años, estoy casado, tengo dos hijos y un nieto.

Pacientes expertos de nuestro servicio

El Servicio de Nefrología del Hospital General cuenta con un equipo de pacientes expertos que colaboran en la Escuela del paciente renal.

La enfermedad renal crónica (ERC) afecta a cerca del 10% de la población española, lo que significa que sus riñones presentan un funcionamiento por debajo del 60% de lo que es habitual.

Historia de Virgilio

Hace cinco años empecé a tener la presión arterial alta y en el ambulatorio decidieron darme un tratamiento con dos pastillas para bajarla. Cada tres meses, también me realizaban análisis para vigilarme la urea. Trascurrido un año, me fue detectado exceso de urea y por ello, decidieron mandar una analítica al Hospital. Una semana después me llamaron para realizarme unas pruebas relacionadas con el riñón. Con esas pruebas se dieron cuenta que tenía los riñones más pequeños de lo normal y que tenía Insuficiencia renal. Tras informarme del problema, me puso una dieta muy severa,  la cual consistía en no tomar nada que tuviese potasio. Con esta dieta pretendían que aguantara el máximo tiempo posible antes de llegar a necesitar diálisis. Estuve llevando esta dieta durante un año y medio. Durante todo este tiempo, cada tres meses, debía realizarme una analítica. En los resultados, el nefrólogo me explicaba los porcentajes de trabajo de mis riñones. Al principio trabajaban en torno al 22%, pero fueron bajando y cuando llegaron al 12% me notificaron que tenía que ponerme un catéter o una fístula para poder realizarme la diálisis cuando fuera necesario.

1 - 5  Entradas anteriores >