Paciente con insuficiencia renal crónica
Paciente Renal en las redes sociales
La prevención del deterioro renal ¿es fisiológico?
La prevención del deterioro renal ¿es fisiológico?

Uno de cada siete adultos en España sufre Enfermedad Renal Crónica (ERC), una enfermedad que aumenta exponencialmente el riesgo de muerte cardiovascular, principal causa de muerte en nuestro país. La población más afectada por esta enfermedad son las personas mayores de 80 años: el 60% la padece, como también padece de hipertensión.

Sin embargo, mientras que desde el propio sistema sanitario se transmite a los pacientes que la hipertensión es una enfermedad que debe ser prevenida, el mensaje que habitualmente se ofrece del deterioro renal es que “es cosa de la edad”, algo contra lo que poco podría hacerse. La S.E.N. aboga por un cambio radical de mentalidad que otorgue al deterioro renal la calificación de enfermedad que merece y que sobre todo destierre la vieja idea de que es un proceso fisiológico que no puede prevenirse.

Si bien es cierto que no todas las personas mantienen al mismo nivel sus funciones renales llegada cierta edad, la enfermedad renal, a diferencia de lo establecido en la cultura general, no sólo depende del paso del tiempo ni está solamente ligada a la genética. La dieta y el estilo de vida juegan un papel fundamental en la conservación o deterioro de la salud de los riñones, y transmitir que el daño renal es fisiológico es, en palabras de la presidenta de la S.E.N, María Dolores del Pino, “un mensaje inexacto que puede llevar a la conclusión de que ni se puede prevenir ni es relevante para la salud de las personas”.

Según los datos de la Sociedad Española de Nefrología, la hipertensión duplica el riesgo de muerte en pacientes de más de 60 años, pero en el caso de las patologías renales el efecto es mucho mayor, pues multiplican hasta por diez el riesgo de muerte entre personas de 50-60 años. El problema es que son precisamente las personas de más de 60 años las que más sufren enfermedad renal crónica y, por tanto, las que mayor riesgo de muerte tienen. “En una persona joven multiplicar por 10 el riesgo de muerte es relativamente poco, porque su riesgo basal es muy bajo, pero en una persona de 50-60 años, que es la principal afectada, es muchísimo”, añade la Dra. Del Pino.

De hecho, según el último informe Global Burden Disease, la enfermedad renal crónica es de las causas de muerte precoz que más ha aumentado en términos ajustados por edad en los últimos años, mientras que otras causas como la enfermedad cardiovascular o el cáncer se han reducido, lo que convierte a la ERC en uno de los grandes retos de salud pública de nuestro tiempo. Reducir la alta mortalidad de la ERC pasa, según la presidenta de los nefrólogos, por la investigación en los estadios iniciales de la enfermedad, “por hallar nuevas herramientas que permitan diagnosticar de forma precoz a una persona con la enfermedad a los 60 años para que a los 80 tenga sus funciones renales perfectamente conservadas”.”No es una cuestión de retrasar la diálisis, es una cuestión de que no se llegue a necesitar”, apostilla la doctora, que añade: “Si alguien quiere hacer un impacto en la Medicina y en la Salud Pública, su campo es la Nefrología”.

Junto al avance en la Investigación y abordaje en las etapas iniciales de la ERC, desde la S.E.N. reclaman la necesidad de llevar a cabo labores de educación sanitaria y sensibilización sobre la importancia de las enfermedades del riñón y en torno a la Enfermedad Renal Crónica (ERC), una de las patologías más desconocidas y, sin embargo, de mayor impacto en la calidad de vida de los pacientes y en el sistema sanitario, con una prevalencia que ha aumentado en un 20% en la última década en nuestro país y que consume el 3% del gasto sanitario nacional.

Fuente original

Dra Ana Mª Oltra
Coordinadora Blog Renal
Nefrología. CHGUV

Comparte esta entrada

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre esta entrada de blog.