Qué es el caqui y cuáles son sus propiedades

Existen muchos y variados tipos de frutas, y el caqui es una de las más insólitas y llenas de color. También llamada palosanto o persimón, esta fruta se caracteriza por su sabor dulce y su pulpa carnosa. De color anaranjado o rojizo, el caqui es una fruta con un alto valor nutricional y alto contenido de agua, lo cual la hace muy buena para nuestra salud.

La temporada de caquis es entre los meses de octubre y diciembre, lo que convierte a esta fruta en una opción ideal para el otoño. Sin embargo, algunas variedades de caqui se pueden conseguir entre los meses de septiembre y enero. Y como es posible comer caquis en el día de Todos los Santos, hay quienes lo denominan también palosanto. También vale la pena aclarar que el caqui y el persimón son exactamente la misma fruta, aunque en apariencia no lo parezcan. La única diferencia es el estado de maduración, ya que el persimón se cosecha semi maduro y luego se somete a un proceso artificial de maduración para eliminar su cualidad astringente.

¿Cuál es el origen del caqui o palosanto?

El caqui, palosanto o persimón es una fruta originaria de China y Japón. Se trata de un árbol perteneciente al género Diospyros, que da frutos comestibles, y cuyo nombre científico es Diospyros kaki, “fruta del fuego divino” en japonés. Llegó a España en el siglo XVII como un árbol ornamental, pero hoy en día sus frutos se cultivan en Valencia y se comercializan a través de una propia denominación de origen. También Corea, Italia, Brasil y Eslovenia son importantes productores de caqui a nivel mundial.

Caqui: propiedades y beneficios

Una de las principales propiedades del caqui es que aproximadamente el 80% de su composición es de agua. Además tiene un bajo contenido graso y es rico en carbohidratos y fibras, lo cual hace del caqui una fruta nutritiva y energética, ideal también para combatir el estreñimiento. Su consumo es beneficioso para la piel y también para los huesos, por la cantidad de calcio que posee.

Es un fruta antioxidante y muy recomendable para personas con hipertensión o afecciones cardiovasculares, por su alto contenido de potasio, pero no para los pacientes renales. Ayuda a la absorción de hierro y a reducir los niveles de colesterol.

El caqui posee también provitamina A, ideal para el cuidado de la piel y para la salud de nuestros huesos, así como para mantener un sistema inmunológico fuerte. Su consumo es altamente recomendable para personas que mantienen una dieta baja en grasas, o para quienes están cursando un embarazo o en período de lactancia.

El caqui también aporta vitaminas B1 y B2, siendo muy beneficioso para el buen estado del sistema nervioso.

¿Qué gusto tiene el caqui?

A pesar de que el sabor del caqui es muy dulce, su consumo no es tan popular como os imagináis Al tener una textura un tanto gelatinosa, similar a la de la mermelada, el regusto que deja al final hace que esta fruta no sea tan fácil de incorporar a nuestra dieta diaria. La sensación que produce en el paladar puede ser astringente y pegajosa, aunque hay leves diferencias ya sea que se trate de un persimón o de un caqui, ya que como os contamos, el primero tiene una pulpa un poco más dura, debido a que su estado de maduración no es tan avanzado.

Caqui: información nutricional

Como ya dijimos, el caqui es una fruta que aporta numerosos beneficios al funcionamiento de nuestro organismo, ya que posee vitaminas, fibras e hidratos de carbono.

Cada caqui nos brinda:

  • 127 calorías
  • 0,4 gr de grasos totales
  • 310 mg de potasio
  • 34 gr de hidratos de carbono
  • 1 mg de sodio
  • 0,8 gr de proteínas
  • 66 mg de vitamina C
  • 27 mg de calcio
  • 2,5 mg de hierro

 

Fuente: https://www.finedininglovers.com/es/noticia/caqui-propiedades-y-usos

Aroa Pérez Bernal. Nutricionista del Servicio de Nefrología.

Dra. Esther Tamarit Antequera. Nefróloga CHGUV

Coordinadora Blog Renal