Talleres de la escuela

TALLERES DE LA ESCUELA DEL PACIENTE RENAL

PROPUESTA DE ACTIVIDADES

Las actividades de formación para el paciente renal previstas se agrupan en las siguientes categorías generales. Las sesiones descritas con anterioridad están insertas en cualquiera de ellas:

    • Taller del paciente renal.
    • Talleres de Psicología.
    • Talleres de Nutrición.
    • Taller del paciente experto (diálisis peritoneal, hemodiálisis y hemodiálisis domiciliaria).
    • Talleres varios: sexualidad, higiene bucal y ejercicio físico.
    • Blog del paciente renal.

Procedemos a describir los contenidos más relevantes de cada una de ellas.

TALLER DEL PACIENTE RENAL

El “efecto grupo” es muy positivo para el aprendizaje del autocuidado en las enfermedades crónicas, así como para comprender la realidad del otro y adquirir estrategias de adaptación más saludables.

Por otra parte, los pacientes informados se muestran más colaboradores con el equipo médico, además demás implicados en el autocuidado y en la toma de decisiones relevantes sobre su tratamiento. Los pacientes que conocen mejor su enfermedad renal mejoran también en su autoestima y en su capacidad de relación con otros enfermos. El objetivo es llevar a cabo reuniones grupales cada dos semanas con un carácter fundamentalmente informativo, guiadas, adaptadas y abiertas a la participación; dirigidas tanto a los pacientes como a los familiares que deseen asistir.

Las sesiones son impartidas por personal sanitario de nuestro hospital, todos ellos muy implicados en tratar de conseguir uno de los objetivos principales de la Escuela Renal: que el paciente aprenda cómo es su enfermedad.

TALLER DE PSICOLOGÍA

La Unidad de Psicología estudia en nuestros pacientes con ERCA la calidad de vida, el estado de ánimo, los estilos de afrontamiento, el apoyo social y otras variables relacionadas con los factores de riesgo/protección para el desarrollo de problemas emocionales comórbidos. Este proceso de evaluación se lleva a cabo con anterioridad y posterioridad a la participación del paciente en la Escuela, de modo que pueda sustraerse el efecto de la misma sobre las variables analizadas (conocimiento sobre la enfermedad, síntomatología ansioso depresiva, personalidad resiliente, apoyo social, etc.).

Además, imparten talleres que abordan aspectos psicosociales de gran variedad en relación con el paciente que sufre de enfermedad renal (impacto de la patología sobre la esfera de la sexualidad, estrategias para el control de pensamientos asociados a emociones negativas, procedimientos para la resolución de problemas, etc.).

Para ello, se distribuye alos pacientes propuestos desde las distintas áreas de Nefrología (mencionadas con anterioridad) en grupos de 8 a 12personas, de modo que se pueda facilitar la interacción entre todos los participantes y el equipo sanitario. Anualmente se desarrollarán de 3 a 4 grupos, valorándose aproximadamente de36 a 40 pacientes en total (con diagnóstico de enfermedad renal crónica en diferentes estadios) tras su correspondiente evaluación en la consulta de Psicología (a través de la batería expuesta en la sección de instrumentos).

TALLER DE NUTRICIÓN

La ERCA ocasiona alteraciones en el organismo que modifican el estado nutricional e incrementan potencialmente la morbilidad. Según el estadio y las manifestaciones clínicas, los requerimientos nutricionales serán específicos. En este contexto, la educación alimentaria es una herramienta que permite la difusión de conocimientos sobre el abordaje de la enfermedad (promoviendo cambios en hábitos que redundan en el estado de salud), modificando factores de riesgo controlables y animando al paciente a que se responsabilice del cuidado de su propia salud. En definitiva, el objetivo de los talleres de nutrición para pacientes con ERCA consiste en proporcionar información sobre el manejo de su patología, promoviendo la autogestión de la enfermedad y fomentando hábitos alimentarios adecuados a su estado de salud. De este modo pretendemos reducir la probabilidad de una desnutrición calórico-proteica, tan habitual en estos pacientes, atendiendo asimismo aspectos sobre la cantidad y calidad nutricional. Además, se incide positivamente en la progresión de la patología renal y en la prevención de sus complicaciones (que pueden comprometer seria-mente le vida).El talleres de naturaleza teórico-práctica, con contenidos que se distribuyen en varias sesiones durante el curso. Previamente se recogen, además, datos antropométricos de los pacientes. El programa trata los siguientes tópicos:

    • Principios básicos de nutrición.
    • Técnicas culinarias más aconsejadas.
    • Recomendaciones dietéticas nutricionales.
    • Etiquetado de los alimentos.
    • Tamaño de las raciones.
    • Cantidad y calidad de la dieta.
    • Falsos mitos alimentarios.

TALLER DE ENFERMERÍA

El taller de enfermería tiene como función ahondar en todas aquellas cuestiones relativas a su ámbito de actuación que pudieran ser de interés para los pacientes con ERCA en prediálisis, proporcionando conocimientos orientados a fomentar un desarrollo autónomo de las diversas conductas de seguridad y prevención (control de la tensión arterial, p.e.) dirigidas a reducir el riesgo de complicaciones asociadas al proceso de enfermedad (que contribuyen a la morbilidad/mortalidad de esta población). También ofrecen información más específica sobre los necesarios autocuidados derivados de la implementación de un tratamiento sustitutivo (como accesos vasculares, p.e.).

TALLER DEL PACIENTE EXPERTO

Se ofrece a los pacientes (ya insertos en un programa de tratamiento con las distintas modalidades de terapia sustitutiva renal) la posibilidad de transmitir cuestiones relevantes sobre cómo desarrollan su vida, cómo han adaptado su condición personal/familiar y cómo han afrontado las eventuales circunstancias que han sobrevenido durante la evolución de la enfermedad.

Pensamos que estos talleres, que cuentan con la asistencia y apoyo de los nefrólogos especializados en las distintas técnicas, revisten un gran interés para los participantes (lo que se evidencia en el elevado índice de asistencia). Son varios los pacientes que han aceptado, de forma totalmente voluntaria y con consentimiento informado, contribuir como expertos en el desarrollo de estos talleres. Con anterioridad a su participación se les ofrece una formación específica para ampliar sus conocimientos y dotarlos de las herramientas necesarias para compartirlos de forma sencilla con sus compañeros.

TALLERES VARIOS

Higiene bucal.

Más del 90% de los pacientes con afección renal presentan signos y síntomas bucales de la enfermedad, los cuales no son patognomónicos ni determinantes para su diagnóstico. Las complicaciones en la región oral pueden ocurrir como resultado de la enfermedad o de su tratamiento. En el paciente urémico es factible observar la palidez típica dela anemia en la mucosa bucal y una pérdida del límite de la unión mucogingival. Otro de los primeros síntomas que suele presentarse es el aliento amoniacal, una forma de halitosis asociada a una mayor concentración de urea en la saliva y su posterior metabolismo a amonio. Por ello es tan importante la atención odontológica en estos estadios de la ERCA: para prevenir complicaciones derivadas de su inadecuado abordaje, pues en muchas ocasiones resultan obstáculos de magnitud para el mantenimiento de un adecuado estado nutricional o para la obtención de una respuesta adecuada a los tratamientos (sin obviar la relevancia de las infecciones a las que tan susceptibles son estos pacientes).

Sexualidad.

La intimidad es una necesidad profunda y básica del ser humano. Una necesidad que no cambia, impermeable a la edad o al hecho de padecer una enfermedad como la que nos ocupa. El deseo sexual, por otro lado (aunque directamente relacionado), puede fluctuar por muchas razones. Los medicamentos, el cansancio general o la depresión pueden ser algunos de los motivos que subyacen a la inhibición del mismo. En estas sesiones se abordan los aspectos más relevantes en torno a la sexualidad, específicamente adaptados a las circunstancias del paciente renal.

Ejercicio físico.

La inactividad es un factor de riesgo significativo e independiente para el declive acelerado de las funciones renal, física y cardiovascular; así como de la calidad de vida de los pacientes con diagnóstico de ERCA (en todas las etapas de su enfermedad). Existe una sólida evidencia empírica en torno a los múltiples beneficios para la salud asociados a programas regulares y adaptados de actividad física en otras condiciones cardio-metabólicas. La literatura sobre la cuestión muestra amplio consenso en cuanto a la consideración dela inactividad física como uno de los muchos factores de riesgo en la ERCA, que requiere de una intervención específica para una óptima prevención y manejo asistencial (según las directrices nacionales e internacionales de práctica clínica).